Sábado 5 de mayo del 2012 - Publicado en Arsenal, Premier League

Arsenal fue más Arsenal que nunca

Por Juan Pablo Paterniti

Arsenal v Norwich City – Premier League

Gran baja. Bacary Sagna se fracturó el peroné y no podrá disputar la EURO con Francia

La ciclotimia, la mala fortuna y las distracciones fueron las protagonistas del espectáculo que brindaron Arsenal y Norwich en el 3 a 3 que abrió la penúltima jornada de la Premier League. Así, los Gunners corren riesgo de faltar a una Champions League por primera vez en 15 años.

Lo que prometía ser una fiesta, pudo ser una pesadilla o una levantada épica pero terminó siendo un mar de bronca el cual tuvo como mayor exponente al histórico Arsene Wenger, quien hoy cumplía 900 partidos al frente del Arsenal.

De entrada, cuando sólo se jugaban 2’, Yossi Benayoun, otro que estaba de festejo ya que cumplía 32 años, marcó un gran gol, con un potente derechazo desde el borde del área que no pudo ser contenido por John Ruddy.

Parecía ser el principio de un nuevo recital de la orquesta sinfónica de Londres. Sin embargo, la zaga central de los Gunners no jugó como venía acostumbrado y eso sumado a la inseguridad de Wojciech Szczesny fueron las causantes de que de la noche a la mañana, los Canarios hayan pasado a estar arriba en el marcador con los goles de Wesley Hoolahan y Grant Holt.

Encima, Bacary Sagna debió retirarse lesionado durante la primera parte, confirmándose luego del encuentro que sufrió la fractura de su pérone y que no podrá jugar la EURO con Francia.

Ya en la segunda parte, Arsene Wenger apostó y logró levantar el equipo por medio de los cambios. Alex Oxlade Chambein y Marouane Chamakh ingresaron y le cambiaron la cara al equipo que logró revertir el marcador de la mano de su gran figura: Robin Van Persie

El holandés alcanzó la cifra de 30 goles al convertir a los 72’ y 80’, por lo que el Emirates transformó los abucheos en aplausos y ovasiones. Cabe destacar que el gran constructor de los goles fue el camerunés Alex Song, la gran figura del partido.

Pero en un partido inolvidable restaba un capítulo más. Un nuevo bache defensivo entre Koscielny y Vermaelen dejó mano a mano a Steve Morrison con Szczesny. El delantero de los Canarios no falló y silenció nuevamente el Emirates.

Los minutos finales tuvieron al Arsenal como gran protagonista, nuevamente, buscando de manera desesperada el gol del triunfo. Pudo ser de Alex Song (de taco), de Gervinho, de Chamakh o hasta de Van Persie. Además, en el final hubo una dudosa jugada en la cual el goleador holandés fue derribado dentro del área. Pero el gol nunca llegó y así el Arsenal deja en manos de Tottenham (enfrenta a Aston Villa) y Newcastle (enfrenta a Manchester City) la posibilidad de no ausentarse a la UEFA Champions League, por primera vez desde la temporada 1997/1198.

Periodista Deportivo. Twitter: @jppater



Comentarios